11 jul. 2012

Quisiera...


Quisiera levantarme por la mañana como si estuviese en un mundo nuevo donde todo está por descubrir. Reír, recibir el saludo del viento, de las hojas, del aire, del cielo, comerme la vida a mordiscos, en lugar de tratar de retenerla. Agradecer cada instante como si fuese el mejor momento de la vida. Soltar, perder el control de todo. Tirarme al vacío con alegría y que mi risa retumbe como un eco infinito en el espacio. Abrir las compuertas de la emoción, eso que desconozco por temor. Sí, ya es hora de aceptar el amor, de atreverme a amar sin temor. Sí, debo dejar este disfraz que dificulta mi ascenso, este ropaje lleno de posesión, de celos, de temores. Mis músculos contraídos gimen de dolor, pidiendo liberación, soltada, relajación, alegría, futuro. Sí, llegó la hora de dejar de lado la máscara, esta falsa imagen que pretendo darme y dar a otros, prisión del alma, de la alegría, donde la risa está prohibida.
Aprender a pedir y enseñar a pedir. ¿Cómo puedo enseñar a otros a pedir, si yo no sé pedir? 


¿Quién ha dicho que la vida termina aquí, ahora? ¿Quién ha dicho que con 20 años uno tiene más futuro que con 50? ¿Quién ha dicho que esto se acaba?
Relájate y conecta, porque este aire que respiras es vida, porque ese viento que notas en tu piel te dice que estás viva, te dice algo. Ama el frío, el calor, lo suave y lo áspero, porque todo son señales de que estás en el mundo y que te queda camino por recorrer. Ama la luz y el anochecer, ama el sol y la lluvia, ama el frío que refresca el alma, ama el calor que deja fluir las emociones. Corre, porque tienes piernas, ríe, porque tienes voz. Usa tu cuerpo, tu mente, tu corazón, usa todo lo que tienes, porque te permite conectar con la vida. Mira a tu alrededor, ¡¡¡¡todo es vida!!!! 


Dejar de mentir, dejar de mentirme.
Dejar de esconderme... de mi misma.
Comete errores, atrévete. Osar es vivir, lo demás es muerte.
Cuando no sabes, busca dentro de ti. Y si no hay respuesta, espera.
Aprende el silencio, aprende a callar, escucha, y si no hay sonido, mejor.
El Sentido está en todo.