25 dic. 2008

Arqueólogos hallan el objeto religioso más antiguo del mundo

Blombos Cave Botswana 001

Photo: The newfound python carved from stone in a cave in the Tsodilo Hills of Botswana contained more than 400 indentations that could have been made only by humans. Sheila Coulson / University of Oslo

El sorprendente descubrimiento de una serie de artefactos con 70.000 años de antigüedad junto a una cabeza de pitón labrada en piedra supone el hallazgo de los restos de rituales religiosos más antiguos del mundo. Algo que cambia la concepción de los científicos sobre la inteligencia humana, que hasta el momento se creía no desarrolló la capacidad para realizar este tipo de rituales hasta hace unos 40.000 años.

El hallazgo tuvo lugar en las colinas del desierto de Kalahari en Botswana, donde los arqueólogos encontraron la serpiente de piedra, de más de metro y medio de altura y más de seis de longitud.

"Se pueden ver la boca y los ojos de la serpiente. Parece una pitón auténtica", señaló Sheila Coulson, arqueóloga de la Universidad de Oslo integrante de la excavación. "Los rayos de luz solar sobre los grabados le daban apariencia de piel de serpiente durante el día y por la noche, con la luz del fuego, daba la sensación de que la serpiente se movía", añadió Coulson.

Más significativo resulta que, cuando Coulson y sus colegas excavaron un hoyo de prueba cercano a la figura, encontraron puntas de lanza hechas de piedra que suponen fueron llevadas al lugar ex profeso y quemadas en lo que los científicos creen fue algún tipo de ritual.

"Solo las puntas de lanza rojas fueron quemadas. Fue una destrucción ritual de objetos (ya que) no había señales de que fuera una morada normal. No se encontró ninguna herramienta ordinaria en el lugar", señalaron los investigadores.

La zona del hallazgo, las Colinas de Tsodilo, es el lugar más elevado en kilómetros a la redonda. Los lugareños la conocen como las "Montañas de los dioses" o "la roca que susurra".

La leyenda del lugar cuenta que la humanidad desciende de la pitón, y que los áridos y milenarios lechos del río que circundan las colinas fueron creados por las pitones en su reptar a su alrededor en su incesante búsqueda de agua. Una leyenda que acrecienta el interés del hallazgo.

"Lo que hemos encontrado implica que los humanos eran más organizados y desarrollaron el pensamiento abstracto mucho antes en la historia de los que previamente se creía", señaló Coulson. "Todos los factores sugieren que Tsodilo ha sido conocido por la humanidad durante casi 100.000 años como un lugar muy especial en el paisaje prehistórico", añadió la arqueóloga.

Blombos Cave Botswana 004

El descubrimiento de la pitón no es lo único que ha llevado a los científicos a tan sorprendentes revelaciones: los arqueólogos hallaron además una cámara secreta tras el reptil labrado en piedra, con señales de haber sido usado durante años.

"El chamán, que continúa siendo una personalidad importante en la cultura San, podría haberse mantenido oculto en esa cámara secreta", explicó Coulson. "(Desde allí) tendría una buena vista del interior de la cueva manteniéndose oculto al mismo tiempo. Y cuando hablara escondido desde la cámara, daría la sensación de que la voz procedía de la propia serpiente. El chamán sería capaz así de controlarlo todo. Era perfecto", relató la arqueóloga a propósito del uso que los investigadores atribuyen a tan asombroso descubrimiento.

Fuente: TeleCinco.com, 1 de diciembre de 2006
Enlace: http://www.informativos.telecinco.es/objeto_religioso_mas_antiguo/arqueologos/piton/dn_36999.htm