30 mar. 2012

Reconstruirán la ciudad monástica de San Gall con técnicas medievales

Reconstruirán la ciudad monástica de San Gall con técnicas medievales

Foto: Plano de San Gall. Siglo IX.

Un fantástico proyecto que agrupará arquitectos, obreros, historiadores, arqueólogos y voluntarios se está preparando en Alemania.

El objetivo: la reconstrucción de la ciudad monástica de San Gallen, esa que puede contemplarse en el fantástico plano del s. IX que constituye la mejor fuente para el conocimiento de lo que en ese siglo se entendía por una "Ciudad de Dios" (aquí una interpretación del mismo, en inglés que pertenece al proyecto de digitalización y estudio de los manuscritoscontenidos en las blbliotecas de Reichenau y San Gallen).

Se tratará de una reconstrucción con técnicas, estilo, materiales y temporización medieval. De hecho, este documento(PDF, inglés) describe las características que deberán tener los trabajadores que se presenten a la realización del proyecto, justificándolo en términos de una reconstrucción histórica adecuada y en los de abrir ésta a los visitantes y comunicar con ellos tanto sin traicionarse mientras realizan el trabajo como sin traicionar el pasado, incluso dándoles "a probar" una buena caminata desde el aparcamiento al sitio donde se desarrolle la obra, sin remilgos a la hora de sacarle rendimiento eco-formativo.

Foto: Los expertos que participan en el proyecto están usando el "Castillo Guédelon", que se muestra aquí, como un ejemplo. Los constructores de Borgoña han estado construyendo el nuevo castillo empleando técnicas del siglo XIII desde 1997. Cada año, el sitio atrae a cientos de miles de visitantes.

Aunque la mayor parte de la información se encuentra en el site del proyecto y en alemán (http://www.karolingischeklosterstadt.com/html/dokumente_-_karolingi...) hay también un pequeño artículo en inglés en el Der Spiegelde hoy y este video en YouTube.

San Gall, San Gallen o San Galo era uno de los compañeros de San Columbano, el misionero irlandés que sentó el primer hito de la larga relación de los hibérnicos con el continente europeo. Fue fundador de un pequeño monasterio en la zona del Lago Constanza, cuya influencia en la zona y su relación con otros monasterios y escritorios -algunos también de origen irlandés- como Reichenau, fue enorme en el contexto del Imperio Carolingio.

Estaremos al tanto de la continuidad de tan precioso y grandioso proyecto... que me hace verter lágrimas en un dia como hoy.

16 mar. 2012

Los neandertales europeos rozaron la extinción antes de la llegada de los humanos modernos

Los neandertales europeos rozaron la extinción antes de la llegada de los humanos modernos, según una investigación

Ilustración de un joven neandertal. / SONIA CABELLO
Vía: Europa Press | lainformación.com| 24 de febrero de 2012

Los neandertales europeos estuvieron al filo de la extinción antes de la llegada de los humanos modernos, puesto que la mayoría murió hace 50.000 años, según las investigaciones de un equipo internacional de especialistas de las que, además, se desprende que la idea de que la población de dicha especie había permanecido estable durante cientos de miles de años hasta la llegada de los humanos modernos "debe revisarse".

Según informaron a Europa Press fuentes del Museo de la Evolución Humana (MEH) de Burgos, el descubrimiento proviene de un estudio genético realizado por investigadores suecos y españoles en Uppsala, Estocolmo y Madrid en el marco de un proyecto internacional y publicado este viernes en Molecular Biology and Evolution.

Foto: Mandíbula fósil de un adolescente neandertal hallada en Valdegoba (Burgos) y utilizada en la investigación. / CECH (UCM-ISCIII)


De él se deduce que los neandertales desaparecieron de la mayor parte del continente europeo hace unos 50.000 años, tras lo cual un pequeño grupo recolonizó Europa central y occidental, donde sobrevivieron otros 10.000 años antes de la entrada en escena de los humanos modernos.

El hecho de que los neandertales de Europa casi se extinguieran para luego recuperarse, y que todo eso sucediera mucho antes de que tuvieran contacto con los humanos modernos, fue una "completa sorpresa" para los investigadores. Ello indica que los neandertales pudieron ser "más sensibles a los dramáticos cambios climáticos que ocurrieron durante la última Edad del Hielo", ha señalado Love Dalén (izquierda) del Museo Sueco de Historia Natural en Estocolmo.

Al realizar los análisis de ADN sobre fósiles de neandertales del norte de España, los investigadores notaron que la variación genética entre los europeos fue"extremadamente limitada" durante los diez mil años que precedieron a su desaparición. Fósiles europeos y asiáticos más antiguos muestran "mayores niveles de variación genética", los mismos que se encuentran en otras especies que han sido abundantes durante mucho tiempo en un mismo territorio.

La diversidad genética de los neandertales más antiguos y de los asiáticos era"tan alta como la de los humanos modernos como especie", mientras que la variación de los últimos neandertales europeos "no alcanzaba a la de los humanos modernos de Islandia", ha explicado Anders Götherström (izquierda), de la Universidad de Uppsala.

ANÁLISIS CON METODOLOGÍAS AVANZADAS
Los resultados presentados en el estudio se basan exclusivamente en ADN muy degradado, por lo que los análisis requirieron el uso de metodologías "avanzadas" tanto de laboratorio como de procesamiento de datos, con la participación de especialistas de varios países, entre ellos estadísticos de Dinamarca y Estados Unidos, expertos en secuenciación moderna de ADN de Dinamarca, y paleontólogos de España.

Sólo cuando todos los miembros del equipo internacional revisaron sus hallazgos, tuvieron la certeza de que los resultados revelaban una importante y hasta entonces desconocida parte de la historia de los neandertales.

Las mismas fuentes destacaron que este tipo de estudios interdisciplinares es"extremadamente valioso" para el avance de la investigación en evolución humana.

"El ADN de humanos prehistóricos ha aportado hallazgos inesperados en los últimos años. Es muy emocionante imaginar qué nuevos descubrimientos se producirán en los próximos años en este campo", ha manifestado el profesor de Evolución Humana de la Universidad Complutense de Madrid, Juan Luis Arsuaga(izquierda).

15 mar. 2012

¿Una nueva especie humana hallada en China?

¿Una nueva especie humana hallada en China?

Reproducción artística del aspecto del «hombre del ciervo rojo» PETER SCHOUTEN
La investigación aparece publicada en PLoS One  (aquí el artículo completo)y es, cuando menos, desconcertante. Se trata del descubrimiento en cuevas del suroeste de China de unos restos humanos pertenecientes al menos a cuatro individuos con una rara mezcla de características anatómicas arcaicas y modernas. Los científicos australianos y chinos que han estudiado los fósiles creen que puede tratarse de una especie humana previamente desconocida, una especie que compartió espacio con los humanos modernos hace de 14.500 a 11.500 años, un tiempo en el que comenzaban a establecerse en esa zona de Asia las primeras culturas agrícolas. Les llaman los «hombres del ciervo rojo» porque se alimentaban de este animal extinto.
El equipo dice haber sido cauto en la clasificación de los fósiles, debido a su inusual mezcla de características. «Estos nuevos fósiles podrían ser de una especie previamente desconocida, una que sobrevivió hasta el final de la Edad de Hielo hace unos 11.000 años», dice el profesorDarren Curnoe, de la Universidad de Nueva Gales del Sur. «Alternativamente,podría representar una migración muy temprana y desconocida hasta ahora de los humanos modernos fuera de África, una población que pudo no haber contribuido genéticamente a los humanos modernos».
Los restos de al menos tres individuos fueron hallados por los arqueólogos chinos en Maludong (o Cueva del Ciervo Rojo), cerca de la ciudad de Mencio, en la provincia de Yunnan en 1989. Se quedaron sin estudiar hasta que la investigación se inició en 2008, con la participación de científicos de seis instituciones australianas y cinco chinas. Un geólogo chino encontró un cuarto esqueleto parcial en 1979 en una cueva cerca del pueblo de Longlin, en la vecina región de Guangxi Zhuang. Los restos se quedaron atrapados en un bloque de roca hasta 2009, cuando el equipo internacional removió y reconstruyó los fósiles.
Los cráneos y dientes de Maludong y Longlin son muy similares entre sí y muestran una rara mezcla de rasgos anatómicos arcaicos y modernos, así como algunas características nunca antes vistas. Los científicos llaman a estos individuos los «hombres del ciervo rojo», porque cazaban una especie de ciervo ya extinguida y la cocinaban en la cueva de Maludong.

Otra historia de Asia

Aunque Asia contiene actualmente más de la mitad de la población mundial, los científicos todavía saben muy poco sobre cómo los humanos modernos evolucionaron allí después de que nuestros antepasados se asentaran en Eurasia hace unos 70.000 años. Hasta hace poco, la atención científica sobre los orígenes humanos se había centrado en gran medida de Europa y África. En el continente asiático, la falta de fósiles y una mala datación de los ya encontrados obstaculizaban los esfuerzos.
Hasta ahora, ningún fósil de menos de 100.000 años de antigüedad había sido encontrado en la parte continental de Asia Oriental que se asemejara a cualquier otra especie que no fuera la nuestra (Homo sapiens). Esto indica que la región había estado vacía de nuestros primos evolutivos cuando los primeros humanos modernos aparecieron. Sin embargo, el nuevo descubrimiento sugiere que esto podría no haber sido así después de todo.
En la última década, se han encontrado en Asia el enigmático Homo floresiensis de Indonesia (conocido como el Hobbit), de 17.000 años de edad y pruebas de mestizaje humano moderno con los antiguos hombres de Denisova de Siberia. Ahora, el descubrimiento de esta «gente del ciervo rojo», dice Curnoe, «abre el siguiente capítulo en la historia de la evolución humana - el capítulo de Asia - y es una historia que acaba de empezar a ser contada».
----------------------------------------------------------------
La noticia también ha sido recogida por Rosa M. Tristán para El Mundo. Reproduzco a continuación las novedades recogidas en su artículo:
"....De momento, los investigadores, aunque lo han intentado, no han podido extraer ADN de los huesos para poder probar sus parentescos. Hasta que no lo consigan, y siguen en ello, reconocen que no podrán saber si estos humanos tuvieron alguna relación con los denosivanos, una especie encontrada en Siberia de la que sólo se tiene el ADN, o con otras especies.....
...José María Bermúdez de Castro, director del Centro Nacional de Investigación en Evolución Humana (CENIEH) apunta que hasta ahora las poblaciones asiáticas del Pleistoceno han estado al margen de la Paleontología oficial, pero que ahora China y otros países del entorno comienzan a abrirse al mundo.
Recuerda que la clasificación de fósiles encontrados en este país y en el sudeste asiático han sido objeto de una clasificación controvertida, algo que atribuye a "su lejanía de la fuente madre". "El aislamiento en islas o regiones aisladas no preserva únicamente caracteres ancestrales de la población madre original, sino que, debido a cuellos de botella, sólo conservan parte de la variabilidad genética de esa especie original", apunta.
En su opinión, "las hipótesis alternativas que proponen los autores están muy bien pensadas y dan testimonio de su prudencia al escribir sus conclusiones"."

14 mar. 2012

¿Los primeros Homo sapiens se comunicaban a través de símbolos?

¿Los primeros Homo sapiens se comunicaban a través de símbolos?

Foto: Tipología de los signos no figurativos (Genevieve von Petzinger)

Vía: The Guardian | Robin Mackie| 11 de marzo de 2012 (Traducción: G.C.C. para Terrae Antiqvae)

Visite las cuevas de Pech Merle, de Font-de-Gaume y Rouffignac, en el sur de Francia, y será testigo de algunas de las obras artísticas más impresionantes que nuestro planeta puede ofrecer. Las imágenes de bisontes, leones y otras criaturas, aparecen en las paredes de las cavernas. Manadas de caballos y un rinoceronte de vez en cuando, por no mencionar algún que otro mamut singular y un toro gigante, desfilan a través de las rocas. Muchos animales son representados en vivos colores, con un sentido de la perspectiva y de los detalles anatómicos, que sugieren que aquellos artistas habían adquirido una habilidad considerable.

Estas galerías subterráneas, que se encuentran sobre todo en Francia y España, también resultan ser extremadamente antiguas. Las representaciones artísticas de Rouffignac han sido datadas alrededor de 13.000 años atrás, mientras que en la cercana Chauvet y Lascaux, se cree que tienen más de 30.000 años de antigüedad. Este testimonio en las paredes de roca, en pinceladas de ocre y carbón vegetal mezclado con la saliva y grasa, muestra que nuestros antepasados cazadores-recolectores podían representar el mundo que les rodeaba de una manera sorprendentemente sofisticada. Tal como el crítico de arte, John Berger, dijo alguna vez de estos pintores, ellos parecen haber tenido "la gracia desde el principio"Picasso estaba aún más impactado. "No hemos inventado nada", comentó con tristeza, después de que visitara Lascaux en 1940 para inspeccionar la obra de sus predecesores de la Edad de Piedra.

No es sorprendente que estas pinturas atraigan a decenas de miles de visitantes cada año. Sin embargo, hay otro aspecto de este arte que a menudo escapa a la atención, pero que ahora está ofreciendo a los científicos nuevas ideas acerca de nuestra reciente evolución. En lugar de estudiar esos magníficos caballos al galope y bisontes, los investigadores están investigando los símbolos pintados al lado de ellos.

Estos signos son raramente mencionados en la mayoría de los estudios de arte rupestre antiguo. Algunos están reunidos en grupos, otros aparecen en solitario o de dos en dos, mientras que otros se mezclan con las imágenes de los animales de las cuevas. Hay triángulos, cuadrados, semicírculos, círculos completos, ángulos abiertos, cruces y grupos de puntos. Otros son más complejos: dibujos de manos con dedos falseados (conocidos como manos en negativo); filas de líneas paralelas (llamadas estrías de dedos), diagramas de símbolos como ramas, conocidos como penniformes, o pequeños bocetos de chozas, entidades llamadas tectiformes. En total, 26 signos específicos que se utilizan repetidamente en estas cuevas, creados en los milenios en que Europa descendió -y salió- hacia la última Era Glacial.

"Estos símbolos están por todas partes en las paredes de las cuevas, pero en realidad nadie los nota", diceGenevieve von Petzinger (izquierda) de la Universidad de Victoria, en la Columbia Británica. "Por ejemplo, en el reciente documental de Werner Herzog sobre la cueva de Chauvet, 'Cave of Forgotten Dreams', él se concentra totalmente en las pinturas de los caballos y los rinocerontes, y deja que su cámara barra más allá de los símbolos, como si ellos simplemente no estuvieran allí".

Eso es un error, de acuerdo con von Petzinger. Los símbolos proporcionan una clara evidencia de la forma en que nuestros ancestros pasaron de representar ideas de modo realista -como en esas bellas imágenes de bisontes y mamuts- a la etapa en la que comenzaron a representar los conceptos simbólicamente. En algunos casos, las señales parecen surgir del uso de imágenes truncadas de un animal y, finalmente, llegar a actuar como un símbolo de ese animal en su totalidad. Por ejemplo, una línea ondulada utilizada para representar la parte de atrás de un caballo, en una pintura de gran tamaño, finalmente llega a representar al caballo entero en diferentes conjuntos de pinturas.

Pero hay más en la obra de von Petzinger que el estudio de la aparición de los símbolos. Trabajando con su colega Abril Nowell (izquierda), ella ha creado una base de datos de todos los signos que se encuentran en más de 200 cuevas, y otros refugios, de Francia y España. El objetivo es estudiar dónde y cuándo se utilizaron por primera vez y en qué combinaciones, y compararlas con las marcas que se encuentran en otros objetos antiguos. Los resultados son sorprendentes, pues la base de datos muestra que muchos símbolos están frecuentemente organizados en grupos específicos que se repiten una y otra vez en diferentes cuevas (una mano negativa con dedos en estrías, por ejemplo).

"Lo que encontramos fue bastante notable", dice von Petzinger. "Hay un patrón definido en la forma en que estos signos fueron utilizados". En otras palabras, ella y Nowell han demostrado que estas marcas no son simples garabatos abstractos, sino que parecen ser un código que fue pintado en las rocas por gentes Cro-Magnon, los cuales vivieron en Europa hace 30.000 años. Parece que han encontrado evidencias de que alguna forma de lenguaje escrito estaba siendo intentado por nuestros antepasados de la Edad de Piedra, una idea que -si se comprueba- retrasaría el nacimiento reconocido de la escritura desde unos 6.000 años atrás, tal como la que produjeron las primeras sociedades agrarias, a unos increíbles 30.000 años atrás.

Von Petzinger y Nowell se mantienen cautelosas, sin embargo. "No podemos usar las letras 'L' o 'W' todavía", dice Nowell. "Esta no es la escritura tal como la conocemos o un lenguaje como nosotros lo entendemos. Sin embargo, en estas cuevas estamos buscando el patrón de los símbolos, y, si somos capaces de desentrañarlo, podemos llegar a su significado".

Su cautela es comprensible. Sin embargo, la evidencia es sorprendente. Por ejemplo, von Petzinger ha encontrado un conjunto de cinco símbolos -"II ^ III X II"- que son especialmente comunes, pues aparecen en las paredes como un motivo recurrente. Curiosamente, ella ha descubierto recientemente la secuencia en otra ubicación inesperada.

"En San Germain-de-la-Rivière, al norte de Burdeos, el esqueleto de una mujer joven -datada con alrededor de 15.500 años de antigüedad- fue descubierta con un collar hecho de dientes de ciervo rojo", añade von Petzinger. "Tres de estos dientes tienen marcas en ellos: 'II ^' estaba en uno, 'III' en otro; y 'X II' en el tercero. Tenemos nuestros cinco símbolos comunes representados en los dientes del collar".


En aquel tiempo no había ciervos rojos en Francia y se cree que los dientes del collar vinieron de España, posiblemente como elementos de intercambio entre diferentes tribus. La obsidiana y otros bienes se sabe también que se intercambiaban entre los grupos de estas regiones. Pero si las piezas dentales del collar llegaron por esta vía, ¿los símbolos fueron tallados en ellas antes o después de su llegada a Francia? Si se trata de la primera opción, esto sugiere que una forma tosca de lenguaje escrito puede ya haber vinculado a los diferentes grupos de cazadores-recolectores de Cro-Magnon que vivían entonces en el sur de Europa. Tal vez los símbolos representan las letras de un nombre o es posible que contengan un mensaje religioso.

"Es imposible decirlo hoy, pero los dientes de ciervo son, sin duda, una información muy  importante", dijo Nowell. "Ellos sugieren que los cinco símbolos representan tres unidades específicas de significado. No podemos decirlo a partir de las pinturas rupestres, donde aparecen confundidas. Esto puede no ser escritura tal como la conocemos, pero igualmente no son garabatos al azar en una pared".

En efecto, este trabajo forma parte de una información revoluciónaria, añade von Petzinger. "Los científicos habían notado estos símbolos antes, pero hasta que no hicimos nuestra base de datos no hemos podido analizarlos correctamente. Hoy en día, puedo pedir a mi base de datos cualquier cuestión que guste. Por ejemplo, ¿cuántos hectiformes se han hallado en cada cueva en la que fueron pintados, por ejemplo, entre hace 15.000 y 20.000 años atrás? La base de datos, poco a poco, saca los patrones".

Foto: Signos geometricos hallados en la cueva de Niaux, Francia.


No obstante, su trabajo tiene otro aspecto críticamente importante. Esas cadenas de símbolos parecen haber sido de uso común hace 30.000 años, cuando los humanos modernos se extendieron por Europa después de haber visto desaparecer a los neandertales. La pregunta es: ¿cuándo los humanos modernos los desarrollaron y usaron por primera vez? ¿Los inventó el Homo sapiens después de que llegara a Europa o tienen un linaje aún más antiguo? ¿Es posible que nuestros antepasados los llevaran fuera de sus lugares de origen africano cuando comenzaron su diáspora mundial hace unos 70.000 años?

Las respuestas a estas preguntas revelan una división clave en el mundo de la paleontología y la antropología. Por un lado, científicos como Richard Klein, de la Universidad de Stanford, Nicholas Conard, de la Universidad de Tübingen, en Alemania, y otros, la conducta humana avanzada -que implica el uso de símbolos complejos, el arte y herramientas sofisticadas- no apareció hasta hace unos 35.000 años, durante un repentino florecimiento de la creatividad llamada el Gran Salto Adelante. Señalando que obras como las de Chauvet, Lascaux y otras cuevas, así como los descubrimientos que sugieren los instrumentos musicales, las barcas y objetos religiosos, se hicieron por primera vez alrededor de este tiempo, los defensores de esta teoría argumentan que un cambio abrupto en nuestro comportamiento -posiblemente debido a mutaciones en el ADN que afectaron a nuestro intelecto y a las estructuras cerebrales- se produjo a medida que los Homo sapiens comenzaron a llegar a Europa. Estos cambios entonces desencadenaron una revolución cultural que más tarde se extendió por todo el mundo.

Otros científicos no están de acuerdo, entre ellos Alison Brooks, del Museo Nacional Smithsonian de Historia Natural, en Washington, y el profesor Peter Mitchell, de Oxford. Ellos argumentan que hay un montón de evidencias que indican que los humanos habían alcanzado su potencial intelectual mucho antes de que salieran de África. Recientes descubrimientos realizados en el sur de África incluyen pequeñas puntas de silex, las cuales pueden ser las primeras flechas que se han hecho, y piezas bellamente diseñadas de ocre que sugieren trabajos artísticos y ornamentos estaban siendo creados entre 70.000 y 90.000 años atrás. No hubo Gran Salto Adelante, un concepto que Mitchell ha descrito como "un sin sentido eurocéntrico".

¿El trabajo de von Petzinger y Nowell arroja alguna luz sobre esta división? Después de todo, su trabajo se centra estrechamente en el período crucial en que el Gran Salto Adelante se supone que se ha producido. ¿Alguno de esos símbolos en Lascaux, Chauvet y Rouffignac, aparecen en las primeras formas de arte que se encuentran en Sudáfrica? De acuerdo con von Petzinger, la respuesta es probablemente sí. Muchos de los remolinos, cruces, círculos, ángulos abiertos y rayas, vistos en Francia se encuentran también en obras de mayor antigüedad en África. Por ejemplo, el símbolo de ángulo abierto se puede ver en los grabados de la Cueva de Blombos, en Sudáfrica, donde se han econtrado artefactos artísticos de unos 75.000 años de antigüedad.
Foto: Caballos rodeados de manos en negativo, circulos y rayas.

"Cuando usted mira a los símbolos en las cuevas de Francia y España, tiene que darse cuenta de que estas son cosas que nuestros antepasados ya estaban a gusto con ellas", dice von Petzinger. "Ellos habían estado utilizándolas durante mucho tiempo", De hecho, añade, las obras de equivalente perfección a las pintadas en las paredes de las cuevas de Francia fueron creadas probablemente en épocas anteriores, pero se han perdido o se han deteriorado. "Símbolos anteriores tendían a ser grabados en los productos perecederos, tales como la madera y las pieles, las cuales se habrán desintegrado".

En otras palabras, el genio artístico responsable de Chauvet era parte de nuestro patrimonio africano. Tal como Nowell dice: "Las cuevas son divertidos y pequeños microcosmos que protegen la pintura. Si no fuera por el hecho de que estas personas decidieron poner un poco de su arte en ellas, no podriamos habernos percatado de lo avanzados que estaban artísticamente. De hecho, las poblaciones que produjeron a estos artistas fueron gentes como usted o como yo".