25 feb. 2011

Orígenes de las piedras azules de Stonehenge

Fuente: Terraeantiqvae.com



Foto: Stonehenge. La designación de 'piedras azules' es convencional, no es un concepto geológico, y se utiliza para denominar a las piedras foráneas, ya que existen en el monumento por lo menos 20 tipos diferentes de roca. Se supone que había unas 80 en un principio, pero esto nunca ha sido probado. Sólo quedan 43. De las rocas más grandes 30 no son 'piedras azules', sino rocas de arenisca.

Es un misterio que ha desconcertado a los geólogos e historiadores durante siglos: ¿cómo fueron transportadas las rocas de Stonehenge desde las montañas de Preseli, en Gales, a su lugar de descanso, a 120 millas de distancia.

Los científicos están hoy un paso más cerca de resolver el misterio de 4.000 años de antigüedad, después de haber hecho su descubrimiento más importante en 15 años.

De los seis a ocho tipos diferentes de piedra azul que se encuentran en el círculo interior en la llanura de Salisbury, sólo uno, el llamado 'dolerita manchada', fue convincentemente analizada y adjudicada a la zona de Mynydd Preseli, en el norte de Pembrokeshire, en la década de 1920.

Pero la tecnología moderna ha ayudado a los geólogos de Amgueddfa Cymru -Museo Nacional de Gales- a crear una "huella digital" para uno de los otros tipos de roca que se encuentran en Wiltshire.

Y esta "huella digital" es idénticamente igual a las piedras que se encuentran en una zona situada al norte de la cordillera de Mynydd Preseli, en las inmediaciones de Pont Saeson.

El descubrimiento significa que los arqueólogos están ahora más cerca de volver sobre los pasos de los ingenieros del Neolítico que trasladaron las piedras en primer lugar.



El Dr. Richard Bevins (foto a la izquierda) director de Geología en Amgueddfa Cymru, dijo:

"El círculo exterior de Stonehenge está formado con piedras de origen local de la llanura de Salisbury, pero es la falta de coincidencia de las rocas que se encuentran en el interior del círculo lo que ha causado tanto misterio.

Hemos sabido durante algún tiempo que la 'dolerita manchada' vino de Preseli, pero otras piedras restantes -pensamos que entre seis y ocho- pueden haber venido de Pembrokeshire. Sin embargo, hasta ahora no hemos sido capaces de estar seguros, porque las piedras son muy frágiles y no teníamos la tecnología para extraer su ADN".

El Dr. Bevins agregó: "Teóricamente, si pudiéramos rastrear el origen de las otras riolitas (tipos de rocas) podríamos crear un mapa con seis o más localizaciones señalando el origen de cada piedra.

Los arqueólogos podrían entonces ver la ruta que fue tomada por estas personas, podrían rastrear sus pasos, fijar las excavaciones arqueológicas y hacer quién sabe cuántos más descubrimientos nuevos.

En lo que respecta a observar de dónde procedían las piedras, este es el descubrimiento más importante que hemos hecho con relación a Stonehenge en 10 o 15 años".



El Dr. Bevins, en colaboración con el Dr. Rob Ixer,de la Universidad de Leicester, y el Dr. Nick Pearce, de la Universidad de Aberystwyth, hizo el descubrimiento mediante el análisis de cristales microscópicos que se encuentran en la roca, vaporizándolos y analizando el resultado de los gases hallados. La composición de los gases señala el ADN de la roca, el cual puede ser comparado con el de otras formas rocosas.

La procedencia de las riolitas también ofrece la oportunidad de tener nuevas ideas sobre cómo las piedras podrían haber sido transportadas a la zona de Stonehenge.

Gran parte de la arqueología en los últimos años se ha basado en el supuesto de que el hombre del período Neolítico tenía una razón para transportar las piedras azules todo el camino, desde el oeste de Gales a Stonehenge, a la vez que la capacidad técnica para hacerlo.

El Dr. Bevins señaló: "Se ha argumentado que los seres humanos transportaron las 'doleritas manchadas' desde lo alto de Mynydd Preseli hasta la costa en Milford Haven, y luego a través del canal de Bristol y el río Avon llegaron a la zona de Stonehenge.

Sin embargo, el resultado de nuestra investigación cuestiona esta ruta, ya que es poco probable que ellos pudieran haber transportado las piedras de Pont Saeson a través de pendientes y por encima de Mynydd Preseli hasta a Milford Haven. Podemos asumir que ellos no llevarían las rocas los altos e inclinados pasos de la cordillera montañosa.

Si los humanos eran responsables entonces una ruta alternativa puede que tenga que ser considerada".



Foto: Mapa del Reino Unido, con la ubicación de las colinas de Preseli y Saeson Pont, en Gales, y Stonehenge.

Algunos creen que las piedras fueron transportadas por la acción de las lenguas glaciares durante la última glaciación y, de este modo, el descubrimiento de Pont Season tendrá que evaluarse en el contexto de esta hipótesis.

Mike Parker Pearson, profesor de Arqueología de la Universidad de Sheffield, agregó: "Este es un descubrimiento muy significativo que fascinará a todos los interesados en Stonehenge. Nos obliga a repensar la ruta tomada por las piedras azules de Stonehenge y abre la posibilidad de encontrar muchas de las canteras de donde vinieron. Es un paso adelante, hacia la revelación de por qué estas piedras misteriosas fueron tan especiales para la gente del Neolítico"

Resulta realmente interesante esta teoría, la cual echa abajo otras que se han supuesto sobre las posibles formas en que pudieron ser trasladadas las rocas de Stonehenge.

Si las grandes piedras del círculo exterior son oriundas de la llanura de Salisbury, y finalmente resulta que las llamadas 'piedras azules' del círculo interior fueron arrastradas por la naturaleza, merced a los movimientos glaciares, desde las colinas de Gales hasta una zona próxima a Stonehenge, no queda más remedio que concluir que el súper-misterio, de cómo fueron transportadas desde tan lejano lugar, desaparece. No hay tal. La ciencia tiene estas cosas: que hace desaparecer las incógnitas y los misterios.

No obstante, es verdad, la teoría debe demostrarse aún más fehacientemente. De hecho, algunos investigadores han aducido que por qué entonces, si los movimientos glaciares arrastraron las 'rocas azules' galesas hasta las cercanías de Stonehenge, no se encuentran más del mismo tipo en la zona. Una objeción que no deja de ser importante. Por ello, no cabe duda que habrá de analizarse más fondo la cuestión, así como investigar el origen de otras piedras de Stonehenge que son de naturaleza volcánica.

Publicado en Terraeantiqvae.com por Guillermo Caso de los Cobos
25 febrero 2011

24 feb. 2011

El Yo trascendental

Eso interno es la presencia del Centro de Gravedad
de SILO (extracto)

El Yo trascendental no vela o no opera radiantemente ni hace maravillas. Ese Yo trascendental comienza a percibirse cuando uno experimenta que se ha formado en su interior un algo... indefinible.

Cuando te das cuenta de tus emociones, te das cuenta en tu aprendizaje de que otra cosa esta aprendiendo, de que otra cosa esta sintiendo, de que hay algo mas interno, que no es lo que esta movido por las emociones, movido por las ideas, movido por... eso interno es la presencia del Centro de Gravedad.

Cuando te das cuenta de que te emocionas, te indignas, bufas, saltas, ries y además piensas, haces cálculos... cuando percibas que hay un centro mas interno, de que todo aquello es como una película... no estamos hablando de autoobservación, estamos hablando del afianzamiento de un Centro de Gravedad, ahí esta surgiendo el Yo trascendental, que no es tocado por las percepciones.


19 feb. 2011

Camino a la Ermita - Silo

Cerro de los Idolos en Malinalco

Debajo del Cerro de los Ídolos se encuentra el poblado de Malinalco, uno de los primeros en ser colonizados por los españoles al llegar a México en el siglo XV. 

La historia de Malinalco es muy antigua. Ha sido poblado por las culturas teotihuacana, tolteca, matlazintla y azteca.
De estas dos últimas culturas, aún perdura un importantísimo sitio arqueológico, ubicado en la cima del Cerro de los Ídolos. A este lugar acudían los caballeros águila a realizar ritos esotéricos para su iniciación como guerreros aztecas. En este sitio arqueológico podemos localizar varias edificaciones, siendo la más sobresaliente, la "Casa de las Águilas y los Tigres", una pirámide - templo tallada directamente sobre la piedra de la ladera de la montaña. Este espacio alrededor de cuya puerta se encuentra representada la boca de una serpiente, simbolizaba para los guerreros prehispánicos las puertas del Mictlan o inframundo, donde tras entrar y realizar toda una serie de ceremonias y rituales mágicos, regresaban al mundo de los vivos convertidos en los legendarios caballeros águilas.


Zona Arqueologica de Malinalco. El edificio llamado Cuauhcalli, significa 'Casa del sol' o 'Casa de las águilas'. Es uno de los pocos edificios monolíticos en el mundo y único en América. Monolítico significa tallado de una sola piedra. En la época prehispánica, aquí estaba localizado el lugar más importante del centro ceremonial. En su cumbre se ordenaban los guerreros aztecas.


Malinalco significa en donde se adora a la diosa Malinalxochitl.


Interior del Cuauhcalli o casa de los guerreros águila y jaguar. Los diversos arqueólogos que han trabajado en la zona y de acuerdo a los objetos allí encontrados, aseguran que fue un centro ceremonial de primer orden, allí se entronizaban a los guerreros águila y jaguar, las agrupaciones religioso-militares más importantes del grupo hegemónico antes de la conquista, los mexicas o aztecas.


Vista desde el Cuauhcalli.



Interior del Cuauhcalli.


La zona arqueológica de Malinalco se localiza en el llamado Cerro de los ídolos y fue excavado directamente sobre la roca, lo que lo hace ser un ejemplo único a nivel de América Latina.


Vista lejana del pueblo de Malinalco.


Entrada y Salida del Cuauhcalli.



De Verónica C.

10 feb. 2011

La muerte no existe


La Abuela Margarita, curandera y guardiana de la tradición maya, se crió con su bisabuela, que era curandera y milagrera. Practica y conoce los círculos de danza del sol, de la tierra, de la luna, y la búsqueda de visión. Pertenece al consejo de ancianos indígenas y se dedica a sembrar salud y conocimiento a cambio de la alegría que le produce hacerlo, porque para sustentarse sigue cultivando la tierra. Cuando viaja en avión y las azafatas le dan un nuevo vaso de plástico, ella se aferra al primero: ‘No joven, que esto va a parar a la Madre Tierra’. Rezuma sabiduría y poder, es algo que se percibe con nitidez. Sus rituales, como gritarle a la tierra el nombre del recién nacido para que reconozca y proteja su fruto, son explosiones de energía que hace bien al que lo presencia; y cuando te mira a los ojos y te dice que somos sagrados, algo profundo se agita.

Ella nos dice:

‘Tengo 71 años. Nací en el campo, en el estado de Jalisco (México), y vivo en la montaña. Soy viuda, tengo dos hijas y dos nietos de mis hijas, pero tengo miles con los que he podido aprender el amor sin apego. Nuestro origen es la Madre Tierra y el Padre Sol. He venido a la Fira de la Terra para recordarles lo que hay dentro de cada uno.’

-¿Dónde vamos tras esta vida?
-¡Uy hija mía, al disfrute! La muerte no existe. Las muerte simplemente es dejar el cuerpo físico, si quieres.

-¿Cómo que si quieres…?
-Te lo puedes llevar. Mi bisabuela era chichimeca, me crié con ella hasta los 14 años, era una mujer prodigiosa, una curandera, mágica, milagrosa. Aprendí mucho de ella.

-Ya se la ve a usted sabia, abuela.
-El poder del cosmos, de la tierra y del gran espíritu está ahí para todos, basta tomarlo. Los curanderos valoramos y queremos mucho los cuatro elementos (fuego, agua, aire y tierra), los llamamos abuelos. La cuestión es que estaba una vez en España cuidando de un fuego, y nos pusimos a charlar.

-¿Con quién?
-Con el fuego. ‘Yo estoy en ti’, me dijo. ‘Ya lo sé’, respondí. ‘Cuando decidas morir retornarás al espíritu, ¿por qué no te llevas el cuerpo?’, dijo. ‘¿Cómo lo hago?’, pregunté.

-Interesante conversación.
-’Todo tu cuerpo está lleno de fuego y también de espíritu -me dijo-, ocupamos el cien por cien dentro de ti. El aire son tus maneras de pensar y ascienden si eres ligero. De agua tenemos más del 80%, que son los sentimientos y se evaporan. Y tierra somos menos del 20%, ¿qué te cuesta cargar con eso?’.

-¿Y para qué quieres el cuerpo?
-Pues para disfrutar, porque mantienes los cinco sentidos y ya no sufres apegos. Ahora mismo están aquí con nosotras los espíritus de mi marido y de mi hija.

-Hola.
-El muertito más reciente de mi familia es mi suegro, que se fue con más de 90 años. Tres meses antes de morir decidió el día. ‘Si se me olvida -nos dijo-, me lo recuerdan’. Llegó el día y se lo recordamos. Se bañó, se puso ropa nueva y nos dijo: ‘Ahora me voy a descansar’. Se tumbó en la cama y murió. Eso mismo le puedo contar de mi bisabuela, de mis padres, de mis tías…

-Y usted, abuela, ¿cómo quiere morir?
-Como mi maestro Martínez Paredes, un maya poderoso. Se fue a la montaña: ‘Al anochecer vengan a por mi cuerpo’. Se le oyó cantar todo el día y cuando fueron a buscarle, la tierra estaba llena de pisaditas. Así quiero yo morirme, danzando y cantando. ¿Sabe lo que hizo mi papá?

-¿Qué hizo?
-Una semana antes de morir se fue a recoger sus pasos. Recorrió los lugares que amaba y a la gente que amaba y se dio el lujo de despedirse. La muerte no es muerte, es el miedo que tenemos al cambio. Mi hija me está diciendo: ‘Habla de mí’, así que le voy a hablar de ella.

-Su hija, ¿también decidió morir?
-Sí. Hay mucha juventud que no puede realizarse, y nadie quiere vivir sin sentido.

-¿Qué merece la pena?
-Cuando miras a los ojos y dejas entrar al otro en ti y tú entras en el otro y te haces uno. Esa relación de amor es para siempre, ahí no hay hastío. Debemos entender que somos seres sagrados, que la Tierra es nuestra Madre y el Sol nuestro Padre. Hasta hace bien poquito los huicholes no aceptaban escrituras de propiedad de la tierra. ‘¿Cómo voy a ser propietario de la Madre Tierra?’, decían.

-Aquí la tierra se explota, no se venera.
-¡La felicidad es tan sencilla!, consiste en respetar lo que somos, y somos tierra, cosmos y gran espíritu. Y cuando hablamos de la madre tierra, también hablamos de la mujer que debe ocupar su lugar de educadora.

-¿Cuál es la misión de la mujer?
-Enseñar al hombre a amar. Cuando aprendan, tendrán otra manera de comportarse con la mujer y con la madre tierra. Debemos ver nuestro cuerpo como sagrado y saber que el sexo es un acto sagrado, esa es la manera de que sea dulce y nos llene de sentido. La vida llega a través de ese acto de amor. Si banalizas eso, ¿qué te queda? Devolverle el poder sagrado a la sexualidad cambia nuestra actitud ante la vida. Cuando la mente se une al corazón todo es posible. Yo quiero decirle algo a todo el mundo…

-¿…?
-Que pueden usar el poder del Gran Espíritu en el momento que quieran. Cuando entiendes quién eres, tus pensamientos se hacen realidad. Yo, cuando necesito algo, me lo pido a mí misma. Y funciona.

-Hay muchos creyentes que ruegan a Dios, y Dios no les concede.
-Porque una cosa es ser limosnero y otra, ordenarte a ti mismo, saber qué es lo que necesitas. Muchos creyentes se han vuelto dependientes, y el espíritu es totalmente libre; eso hay que asumirlo. Nos han enseñado a adorar imágenes en lugar de adorarnos a nosotros mismos y entre nosotros.

-Mientras no te empaches de ti mismo.
-Debemos utilizar nuestra sombra, ser más ligeros, afinar las capacidades, entender. Entonces es fácil curar, tener telepatía y comunicarse con los otros, las plantas, los animales. Si decides vivir todas tus capacidades para hacer el bien, la vida es deleite.

-¿Desde cuándo lo sabe?
-Momentos antes de morir mi hija me dijo: ‘Mamá, carga tu sagrada pipa, tienes que compartir tu sabiduría y vas a viajar mucho. No temas, yo te acompañaré’. Yo vi con mucho asombro como ella se incorporaba al cosmos. Experimenté que la muerte no existe. El horizonte se amplió y las percepciones perdieron los límites, por eso ahora puedo verla y escucharla, ¿lo cree posible?

-Sí.
-Mis antepasados nos dejaron a los abuelos la custodia del conocimiento: ‘Llegará el día en que se volverá a compartir en círculos abiertos’. Creo que ese tiempo ha llegado."

6 feb. 2011

GIAMBOLOGNA

Giovanni Da Bologna o Giambologna (1529 - 1608), escultor Manierista.

Apenino - Villa Demidoff, Pratolino, Florencia



Rapto de las Sabinas
1582, Loggia dei Lanzi, Piazza della Signoria, Florencia
La obra muestra el episodio mitológico del «rapto de las sabinas». Según la leyenda, la escasez de mujeres en Roma después de la fundación por Rómulo, hizo que las buscasen para formar familias entre el pueblo de los sabinos. Estos se opusieron por lo que los romanos planearon su rapto. Para recuperar a las mujeres, el rey sabino de Cures, Tito Tacio declaró la guerra a Roma, pero las mujeres, ya casadas y con hijos, se interpusieron entre los combatientes y los sabinos. Finalmente, Tito Tacio se asoció con Rómulo, al cual concedió la mano de su hija Hersilia. 

Hércules y el centauro Neso
Loggia dei Lanzi, Piazza della Signoria, Florencia


Astronomia


Mercurio
Mercurio en la mitología romana, Hermes en la mitología griega.

5 feb. 2011

Pietro Perugino

Entrega de las llaves a San Pedro
1482, Capilla Sixtina, Vaticano

Le Mariage de la Vierge 
Entre 1500 y 1504 - Musée des Beaux-Arts, Caen

Pieter Brueghel

La torre de Babel
1563 - Kunsthistorisches Museum, Vienne

La Chute des anges rebelles
1562 - Musées royaux des Beaux-Arts de Belgique, Bruxelles

Le Triomphe de la Mort
1562 - Museo del Prado, Madrid

Hieronymus Bosch

Cristo con la Cruz a cuestas
Entre 1510 y 1535 - Museo de Bellas Artes de Gante, Bélgica


El jardín de las Delicias
1480-1490 (Madrid, Museo del Prado)

Detalle del infierno de El Jardín de las delicias

Paolo Uccello

Paolo Uccello (Florence, 1397 - Florence, 1475)




Alta definición en Wahoo Art

4 feb. 2011

El bosque de Bomarzo - Silo

Bomarzo. La Opera.

Antes de correrse el telón, la voz del niño pastor inunda la sala:

“No me cambio, en mi pobreza,
por el duque de Bomarzo.
Tiene rebaño de rocas
y es de ovejas mi rebaño.
Con lo que es mío me basta,
con esta paz de Bomarzo,
la dulce voz del arroyo,
de las cigarras el canto...


Hay un acto I, escena III, llamado “El horóscopo”. Más adelante, la escena de “La alquimia” y, por último, la de “El parque de los monstruos” en donde aparece una enorme y grotesca cara tallada en piedra. Entonces, un barítono define la situación en esta estrofa:

“Es noche para amar, como ninguna.
Para morir también, pues todo tiembla
con el misterio de las horas únicas.
Y los monstruos enormes que mi hermano
manda esculpir en piedras taciturnas,
acechan a quien osa
andar por la espesura.”

Noticias sobre el parque
Cerca de Viterbo, a cien kilómetros de Roma, existe un bosque hoy publicitado como “Parco dei Mostri”. Llegan a visitarlo diversos tipos de turistas. No faltan quienes se acercan atraídos por la mística del lugar, ya que en algún momento llegó hasta ellos un rumor fomentado por comentarios boca a boca, artículos periodísticos y programas televisivos. El núcleo de ideas es más o menos este: “El bosque sagrado de Bomarzo fue creado por un señor Orsini en el S. XVI. La concepción del parque es netamente esotérica y quien sabe caminar ordenadamente entre sus monumentos, realiza una transformación interna similar a la que efectuaron los alquimistas en sus laboratorios.”

El Sacro Bosco de Vicino Orsini pasa, en 1645, a la familia della Rovere. De aquella época sólo se conservan algunos dibujos sin comentarios. Después de un silencio que dura hasta 1845, reaparece el parque en manos de la familia Borghese. En 1953 un artículo periodístico llama la atención sobre el Bosque. En 1955 se publican varios estudios. En 1954 adquiere el predio Giovanni Bettini, quien hace importantes modificaciones al quitar las murallas limítrofes, esbozar caminos internos y modificar las posiciones de los monumentos (las esfinges, los obeliscos y otros). Luego de restaurar algunas esculturas, el parque es habilitado al público. En 1955 un grupo de profesores de la Facoltà di Architettura di Roma hace una investigación de archivos y un trabajo de campo, con levantamiento de planos. En 1958 Mujica Lainez visita el lugar y en 1962 publica su novela Bomarzo que da lugar al libreto de la ópera homónima escrita en colaboración con Ginastera y estrenada en 1967. A partir de ese momento, numerosos artículos, libros y películas comienzan a difundir una imagen estereotipada del Sacro Bosco. Desde luego que aparte de los trabajos encarados con seriedad científica, aparecen las fantasías que, inspirándose en la novela y ópera Bomarzo, fuerzan interpretaciones apoyadas en un tipo de Psicología profunda que fue popular en la década del ‘70.



El lugar
El Sacro Bosco se encuentra al pie del pueblo de Bomarzo. Franqueando una entrada se presenta ante los ojos un bosque conservado en estado “salvaje”, matizado por algunas coníferas y unas pocas especies cultivadas. Seguramente, este bosque en la época de Orsini se presentaba muy parecido al de Nemi, por lo demás bastante próximo, en el que se levantaba el santuario de Diana Nemorensis o Diana del Bosque. Como el de Nemi, mostraba numerosos robles salpicados aquí y allá con el sagrado muérdago del que Eneas cortó una rama dorada para poder entrar a los infiernos. Pero hay más que variedad arbórea, arroyos, vallados, construcciones y piedras esculpidas. Hay, sobre todo, un ambiente que está regido por la estética manierista en la que el jardín renacentista despersonalizado ya no tiene lugar. Aquí, es ahora realzada la experiencia personal.
En este bosque la unidad visual y la coherencia del espacio se han esfumado. Se ponen en un mismo nivel de importancia los lugares que ocupan posiciones opuestas en la imaginería de la época. De este modo, cielos e infiernos pueden coexistir con toda naturalidad. Esto se hace manifiesto en la estatuaria que deriva de figuras esculpidas en el lugar aprovechando las rocas que ya existen. El artista tomará los elementos que están a la mano y aprovechará las condiciones topográficas para diseñar su jardín. Quedará de manifiesto una contínua alegorización inspirada en mitos y leyendas que causen “maravilla” y asombro en el espectador. Aquí ya ha cambiado el sistema de ideación afecto al geometrismo, el equilibrio y la racionalidad que pocos años antes se enseñoreaba en los paseos, jardines y villas de la europa cultivada.

Para quien esté interesado en comprender la formación y el proceso de imágenes miticas profundas originadas a partir del Humanismo occidental y que llegan hasta nuestros días, este bosque resultará paradigmático. Habrá que rescatar las fuentes de inspiración en las que abrevaron Vicino Orsini y los artistas que trabajaron en Bomarzo para comprender los significados de esfinges, ogros, semidioses y animales fabulosos que pueblan el lugar.

Antecedentes bibliográficos
Una primera noticia bibliográfica da cuenta de las cartas cruzadas entre Pierfrancesco Orsini y el alquimista francés, Jean Drouet. Los corresponsales eran conocedores de Amadigi, de Bernardo Tasso y Orlando Furioso, de Ariosto. Pero aquellos hombres consideran por sobre toda otra literatura, a ese extraño libro titulado Hypnerotomachia Polifili y que ha sido una de las fuentes más importantes de una profusa producción literaria, pictórica y escultórica. Por lo demás, su influencia se va a hacer sentir en numerosas producciones arquitectónicas y hasta en el diseño de jardines. Debemos tener en cuenta la primera edición veneciana de 1499, un in-folio ilustrado con 171 grabados en madera en los que se puede observar la representación plástica de las descripciones del texto.


Tomando el primer capítulo del Sueño de Polifilo (lucha de amor en sueños de Polífilo), ilustrado por el primer grabado, vemos la figura del protagonista entrando en el bosque. El texto viene en nuestra ayuda: “...duras encinas silvestres, fuertes robles y encinas llenas de bellotas y de ramas tan abundantes que no permitían llegar completamente los gratos rayos del sol al suelo cuajado de rocío”. Así va continuando la abarrotada descripción del libro hasta llegar a interminables encuentros (ilustrados por los grabados), con construcciones abandonadas, pirámides al estilo egipcio, cúpulas, torres y panteones, templos y obeliscos. También aparecen grandes ánforas y vasos gigantes; árboles maravillosos, máquinas e ingenios incomprensibles. Por supuesto que elefantes, caballos alados y dragones no dejan de presentarse. Las procesiones, ceremonias y rituales se suceden mostrando doncellas y efebos dispuestos a la práctica de la religiosidad pagana y a los lances amorosos. Y están, claro, los transformismos del sueño de Polifilo que presentan a su amada Polia en las opuestas facetas de la mística y la criminalidad.

También juegan un importante papel los jeroglíficos que son comentados extravagantemente. He aquí un ejemplo: “Cuando por fin regresé a la plaza, vi un pedestal de pórfido, dignísimamente cincelados alrededor, estos jerogíficos: primero un bucráneo con dos instrumentos agrícolas atados a los cuernos; y un altar sostenido sobre dos pies de un macho cabrío y con una llama ardiente encima, y en su frente un ojo y un buitre; luego una jofaina y un aguamanil... eran estos jeroglíficos escrituras realizadas en óptima escultura. Medité sobre estas antiquísimas y sagradas escrituras y las interpreté así: EX LABORE DEO NATVRAE SACRIFICA LIBERALITER, PAVLATIM REDVCES ANIMVM DEO SVBIECTUM. FIRMAM CVSTODIAM VITAE TVAE MISERICORDITER GVBERNANDO TENEBIT, INCOLVMENQVE SERVABIT”

Si bien el Sueño de Polifilo es la fuente bibliográfica inmediata que sirve de inspiración a los artífices del bosque de Bomarzo, la imaginería de ese libro tiene, a su vez, antecedentes muy lejanos. Respecto a los jeroglíficos comentados más arriba, debemos destacar que ya en 1422 se había comenzado a difundir los Hieroglyphica constituyéndose en una moda escribir, pintar y esculpir en ese estilo recargado de alegorías y de signos, en muchos casos indescifrables. Tal vez una de las mejores expresiones del arte jeroglífico la podamos encontrar en “El Arco Triunfal de Maximiliano” grabado en madera por Durero en 1515. Así pues en el Sueño de Polifilo, como en tantas obras hasta entrado el siglo XIX (y aún hoy en los textos ocultistas), siguieron teniéndose en cuenta las interpretaciones jeroglíficas basada en los Hieroglyphica que cayeron en total desprestigio cuando se descifró efectivamente el lenguaje egipcio en 1822.
La bibliografía inspiradora de los artífices del Sacro Bosco, es muy extensa y, desde luego, no se limita al Sueño de Polifilo sino que está ligada indisolublemente a las producciones de los humanistas del siglo XV influidos por el pensamiento bizantino y por el redescubrimiento del acerbo alejandrino del siglo III. Por otra parte, no solamente concurre aquí una abundante literatura sino una tradición oral que pasa a través de los arquitectos, diseñadores y escultores. 


El bosque
Tenemos en nuestras manos un catálogo, casi un inventario, que da cuenta de los objetos “maravillosos” del Bosque. Allí se menciona a unas esfinges; al monumento a la Triple Luz; a la Gigantomaquia; las harpías; la tortuga gigante; el can Cerbero; el elefante rematado en una torre; el Pegaso y el dragón haciendo frente a una fiera. También se mencionan los lugares sagrados: la fuente de Neptuno; la torre inclinada de meditación; la caverna de las ninfas; la fuente de la vida. En ese material preparado para orientar el orden de las fotografías que debe tomar el turista, también se discurre sobre la luz del lugar; sobre la vegetación; los arroyos; los planos ascendentes y descendentes; las escalinatas; las grutas artificiales; los paseos de las ánforas alineadas... Bien vale la pena destinar una mañana a ver con cuidado ese esfuerzo realizado hace más de cuatrocientos años. También será interesante seguir a un grupo de visitantes mientras escucha al guía que diserta sobre las ceremonias mágicas que se realizaban en el lugar, sobre los alquimistas que, haciendo un recorrido iniciático, terminaba adquiriendo un conocimiento inefable.
Llegaremos al bosque bordeando un arroyo. Se presentará un río, un puente y una puerta almenada que ostenta el escudo de los Orsini. Entraremos al espacio que Pierfrancesco llamó en varias de sus cartas, “El Sacro Bosco”.
Dos “esfinges ginocéfalas” enfrentadas reciben al visitante. Las criaturas fabulosas, reposando sobre sus pedestales, presentan sus acertijos escritos en piedra. Pero he aquí nuestra primera sorpresa. No se trata de los clásicos acertijos que presentan estos monstruos. No son dechados de profundidad sino suertes de carteles publicitarios redactados con el gusto y estilo de la época. Una esfinge nos invita a responder a su exigente reclamo: “TU CH’ENTRI QUI CON MENTE PARTE A PARTE ET DIMMI POI SE TANTE MARAVIGLIE SIEN FATTE PER INGANNO O PUR PER ARTE”. La inscripción de la otra esfinge dice: “CHI CON CIGLIA INARCATE ET LABRA STRETTE NON VA PER QUESTO LOCO MANCO AMMIRA LE FAMOSE DEL MONDO MOLI SETTE”. Se trata de una reconvención y un reclamo hecho a la “seriedad”. De paso, se menciona a las siete maravillas del mundo dejando que asociemos con la octava. Respiramos aliviados al comprender que hay allí un humor desmañado, no exento de petulancia, pero alejado de la pesada solemnidad. Viendo esto, nada mejor que seguir buscando los mensajes que nos dé, directamente y sin intermediación de teorías interpretativas, el artífice del Bosque.

Encontrando la “lucha entre gigantes”, leemos en una estela de piedra emplazada a la izquierda del monumento: “SE RODI ALTIER GIA FU DEL SUO COLOSSO PUR DE QUEST IL MIO BOSCO ANCO SI GLORIA E PER PIU NON POTER FO QUANTO POSSO”. Un caso más de autoglorificación.
En el llamado “ninfeo” encontramos una inscripción, desafortunadamente muy borrada por el paso del tiempo.Solamente podemos rescatar estas palabras: “L’ANTRO LA FONTE IL LI... D’OGNI OSCUR PENSIER...”.
Y buscando nuevas inscripciones llegamos al “teatro” que, como en todo jardín romano importante no podía faltar. En el proscenio se puede leer con dificultad: “PER SIMIL VANITA MI SON AC...(CORDA)...TO D’ONORARE...”. Al pie de ese escenario se han colocado partes de dos obeliscos que han sido desenterrados recientemente. Uno de ellos dice: “VICINO ORSINO NEL MDLII”.25 El otro anuncia “SOL PER SFOGARE IL CORE”.
En una urna cercana a la “fuente de Neptuno” una inscripción dice: “NOTTE ET GIORNO NOI SIAM VIGILI ET PRONTE A GUARDAR DOGNI INGIURIA QUESTA FONTE”. Y en otra: “FONTE NON FU TRA CHINGUARDIA SIA DELLE PIU STRANE BELVE”.
Llegando al “Orco”, al ogro, vemos en el labio superior del monstruo, esta leyenda: “OGNI PENSIERO VOLA”.
Hay por allí una “banca etrusca” que en su respaldar dice: “VOI CHE PEL MONDO GITE ERRANDO, VAGHI DI VEDER MARAVIGLIE ALTE ED STUPENDE VENITE QUA, DOVE SON FACCIE HORRENDE ELEFANTI, LEONI, ORSI, ORCHI ET DRAGHI”. Es una invitación a ver un parque de diversiones.
Una inscripción en la “rotonda” reitera la publicidad desembozada del Bosque: “CEDAN ET MEMPHI E OGNI ALTRA MARAVIGLIA CH EBBE GIAL MONDO IN PREGIO AL SACRO BOSCO CHE SOL SE STESSO ET NULL ALTRO SOMIGLIA”.
Las inscripciones nos han permitido comprender las intenciones de los artífices de Bomarzo. Por lo menos hemos entendido los mensajes directos de Pierfrancesco Orsini. Pero expuesto así el interés de esta visita, quedamos ante un vacío de significado...
No hemos incursionado en la imaginería de este Bosque porque aquella no es de su exclusivo patrimonio sino que se trata del paisaje comun en que se expresa la mística del Renacimiento. Una mística a veces apenas esbozada y a veces, como en este caso, presentada rotundamente.
Si por necesidad epocal, o por dar relieve a la ingeniosa personalidad del señor del lugar, los arquitectos, diseñadores y escultores, apelaron a temas alquímicos, astrológicos y mistéricos, no por ello podemos pretender que aquellos artífices supieran cabalmente con qué significados estaban tratando. De todas maneras, las expresiones de esa mística están ahí frente a nuestros ojos y entre numerosos absurdos se acumulan materiales valiosos como sucede en algunos desvanes abandonados. Seguramente, crecerá la información (o mejor, la desinformación) sobre el Bosque de Bomarzo. Podremos consultar las bibliotecas virtuales, podremos hojear los libros que desordenadamenrte hablarán de los astros, de la piedra filosofal, y hasta del inconsciente colectivo, pero nada de eso facilitará el acceso a un ambiente cultural complejo que comenzó a forjarse en el sincretismo helenístico de la antigua Alejandría.


Descarga del texto completo con las notas en Silo.net